Blogia
ASOQUIMBO: PROCESO DE RESISTENCIA DE AFECTADOS POR LA REPRESA EL QUIMBO

El Quimbo y La Tora: negocios con más pasivos que beneficios[1]

El Quimbo y La Tora: negocios con más pasivos que beneficios[1]

En Colombia, en días pasados, tuvieron lugar dos episodios que aumentarán la cartera de pasivos ambientales y sociales del país fruto de la imposición de un modelo extractivo que extermina los saberes locales, el buen vivir y compromete el bienestar de quienes heredan un planeta cada vez más agotado. 

Por. Juan Pablo Soler Villamizar – Otros Mundos Colombia
02 - 03-  2011

"La Tora"

La Ministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, acompañó el 28 de enero las obras que finalmente dieron lugar al desvió el río Sogamoso por dos túneles para permitir la construcción de la barrera de concreto que represará el río; durante este acto, irónicamente, Luis Fernando Rico Pinzón, gerente de ISAGEN[2], manifestó que en honor a los indígenas Yariguíes, -los mismos que la ambición petrolera exterminó por completo en la primera mitad del siglo XX-, esta represa[3] se llamará “La Tora” o lugar donde el hombre domina el río en lengua indígena. De continuar este proyecto, el tiempo y la historia dirán quien domina qué y quien domina a quien.

La desviación del río implicó el estancamiento de aguas en pozos donde reborboteaban miles de doradas, bocachicos y picudas, entre otros, ante esta situación algunos trabajadores se osaron a extraer los peces y filmar las escenas por lo que, según lo denuncia el Movimiento Social por la Defensa del Río Sogamoso y la Veeduría Ambiental Comunitaria del Río Sogamoso[4], fueron despedidos posteriormente; también denunciaron que varios pescadores de la zona solicitaron díasantes a la empresa Isagen el permiso respectivo para pescar, pero esta optó por ignorar la petición y tapar los pozos con piedras y tierra antes que darlos a los pescadores de la zona.

Este tipo de externalidades que impactan la vida de la gente en la localidad jamás son tenidas en cuenta en los estudios de impacto ambiental, y mucho menos, en los planes de mitigación ambiental quelas mismas empresas adelantan; hasta ahora las comunidades afectadas no saben cuántos peces murieron, ni porque se les negó el derecho deentrar a salvar lo que quedaba. En general, estas externalidades sistemáticamente ignoradas y aquellas que son imposibles de prever en cualquier proyecto, tienen el común denominador de que al final nadie responde por esas afecciones pues en los papeles, en los licenciamientos, no figura ningún responsable. Ni la empresa que construye el desperfecto, ni el gobierno que permite se vulneren los derechos sociales y ambientales, se hacen responsables de tales desperfectos.

"El Quimbo"

Por otra parte, el 24 de febrero el Presidente de la República asistióal acto de colocar la primera piedra del proyecto Hidroeléctrico ElQuimbo[5] en clara muestra de respaldo a la iniciativa privada y decontinuidad de la política de Inversión Extranjera Directa que impulsó el gobierno de Uribe Vélez. El Quimbo es el primer proyectohidroeléctrico que se ejecuta 100% a cargo de una empresa privada en Colombia, en este caso EMGESA filial de la trasnacional ENDESA.

Al tiempo que esto ocurría, las familias afectadas de la zona llevaban a cabo un Cabildo Abierto del Concejo de Gigante en oposición al acto y al proyecto que no garantizará el bienestar ni el mejoramiento de la calidad de vida en la zona, en tanto que siguen proponiéndole al Gobierno la creación de una Zona de Reserva Campesina, que generará muchos más empleos permanentes en la zona que los empleos temporales que ofrece la represa, suministrará alimentos para la región y el país, y fortalecerá la vocación agrícola y campesina de la región sur.

El descontento de los pobladores también obedece a la historia y experiencia de los campesinos y gente de las ciudades de la zona, quienes recuerdan la similitud con que fueron ilusionados con las promesas de la represa Betania. De eso solo les quedó desolación, engaño y decepción; por citar solo un ejemplo, muchos se apresuraron a comprar tierras y construir cerca al borde la represa motivados por la promesa turística y, hoy esas tierras son de olores pestilentes y aguas turbias que espantan a cualquier turista desprevenido y afectan gravemente la actividad pesquera[6].

Durante el acto de El Quimbo Borja Prado señaló que el proyecto se concretó gracias a “una estrecha y eficaz colaboración entre los agentes públicos y Endesa”. Recordó que será la “primera hidroeléctrica de Colombia construida por una empresa privada” y confió en que la experiencia sirva de precedente para futuros proyectos[7]. A lo que cabe señalar, que Colombia ya es un país exportador de energía, hace varios años que produce más de lo que necesita, y todos estos proyectos no han requerido la inversión privada al 100%, esto no más que un eufemismo por medio del cual se arrebata la soberanía de Colombia y se avanza el control de los territorios por parte de las trasnacionales.

La energía, convertida en mercancía, no se produce en función de mejorar la calidad de vida y tampoco resuelve las necesidades de las comunidades locales donde se implementan los proyectos energéticos, por el contrario, estos se imponen en contravía del buen vivir y de los intereses locales, se diseñan en función del lucro. Las represas son una muestra clara de esta pandemia.

Frente a este escenario, es urgente y necesario el análisis de la política energética desde diferentes aristas. Para el caso de la energía eléctrica, aunque la matriz tiene una fuerte dependencia de la hidroelectricidad, que por su alta eficiencia hacen de su generación y comercialización un negocio rentable, es necesario analizar e internalizar el costo de los pasivos ambientales y sociales, aún con el desafío de que muchas veces se tornen inconmensurables.

Las represas pueden eventualmente garantizar la seguridad energética del país, pero asimismo incentivan el desabastecimiento de alimentos en las regiones al inundar miles de hectáreas fértiles y desplazarcientos de familias campesinas que por lo general cambian de vocación, aumentando el costo de vida donde en poco o nada se benefician del negocio energético y agudizando y generando nuevas problemáticas sociales.

Con seguridad en menester analizar otros aspectos en esta discusión, para lo cual será necesaria la apertura de espacios de debate y análisis participativo entre los diversos actores. Pero también es impostergable la movilización para reclamar justicia e igualdad, porla defensa de la los derechos y de la vida frente a una política energética que se caracteriza por resaltar los beneficios y ocultarlos conflictos, es necesario movilizarse para la defensa de losterritorios, como nos convoca la Red Nacional de Pueblos Afectados y Amenazados por Represas y Trasvases, en el marco del catorceavo Día de Acción Internacional contra las Represas el próximo 14, 15 y 16 demarzo[8].

No más engaños, no más Quimbos, ni Hidrosogamosos, ni Salvajinas, ni Hidroituangos, ni Betanias, ni Porces, ni Anchicayás, no más represas, no más trasvases, agua y energía para dignificar la vida, no para los negocios.
________________________________
[1] Artículo Escrito para el Boletín IMPACTOS No 7 del InstitutoLatinoamericano para una Sociedad y derecho Alternativos - ILSA
[2] ISAGEN es una empresa de composición mixta y es la tercerageneradora más grande de Colombia al tener el 16% (2132 MW) de lacapacidad instalada que alimenta el Sistema Interconectado Nacional.
[3] El Proyecto más conocido como Hidrosogamoso, está localizado en elcañón del río Sogamoso en Santander.  La presa tendrá una altura de190 m de altura, 345 m de longitud de cresta y taludes exteriores, querequerirá un volumen de relleno de 8,5 millones de m³, y su llenadoimplicará la inundación de 7.590 hectáreas, la afectación directa eindirecta de 104.000 hectáreas, el represamiento de 4.800´000.000 m3en su cota máxima y el desplazamiento de más de más de 800 familias.Lla capacidad de generación estimada es de 800 MW. Informaciónadicional: http://www.veredasogamoso.blogspot.com/
[4] http://www.youtube.com/watch?v=fXQ80H5PBFE. Consultada el día 28de Febrero de 2011.
[5] Esta presa ubicada en el Huila, tendrá una altura de 150 metros y55 kilómetros de largo, con capacidad de generación de 400 MW einundará 8.800 hectáreas (5.300 están en producción y 2.000 de ellasson tierras de antiguos parceleros, según Alfredo Molano, en sureportaje “la mala Energía del Quimbo). Asimismo, la obra suprimirá 25mil empleos permanentes y desplazará más de 500 familias agricultoras. El costo estimado es de 837,2 millones de dólares. Esta seráconstruida por la Empresa Italiana Impregilo, que construyó la RepresaBetania en la misma región y participa en el consorcio encargado deconstruir la Ruta del Sol. Mayor información de la resistencia social:http://plataformasur.blogia.com/
[6] http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-569284. Noticiaconsultada el 27 de enero de 2006.
[7] http://www.elespectador.com/economia/articulo-253078-endesa-comienza-construccion-de-hidroelectrica-colombia.Consultado el 26 de febrero de 2011.
[8] http://defensaterritorios.wordpress.com

Juan Pablo Soler Villamizarhttp://juanpsoler.wordpress.com/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Carlitos -

Ahora no contentos con el Quimbo, nos quieren meter otros pequeños embalses e ihundar tierras del sur del departamento y retener las aguas que alimenta al río grande y deplazarnos de nuestras antiguas tierras y sus hitorias, por eso los opitas debemos decir no a los embalses!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres